Monasterio de Santo Toribio

  • Posted on: 14 February 2013
  • By: Elsa
ImprimirEnviarDescarga

Prueba navegar por la fotografía.

A tan solo 5 kilómetros de Potes, en el monte de la Viorna, a una altitud de 410 metros sobre el nivel del mar se halla el antiguamente llamado Monasterio de San Martín de Turieno.

Arte:
El Monasterio es un templo sobrio y austero de piedra vista.
La actual construcción es del periodo de transición del románico al gótico, hacia el siglo XIV, aunque conserva dos puertas de estilo románico de época avanzada, en la fachada sur.

Consta de tres naves con bóveda de crucería. Tres ábsides en la cabecera de las naves, el mayor es el central donde se encuentra el Altar Mayor.

A la izquierda se encuentra la Capilla del Lignum Crucis de estilo barroco (finales del s. XVIII) que guarda el relicario que ya parecía existir en el s. XIV y, que tras varios retoques y añadidos, se transforma en una obra renacentista del s. XVI. También, en posición orante, encontramos la estatua del creador de la Capilla, D. Francisco Otero y Cossío, Arzobispo de Santa Fe de Bogotá, que nació en Turieno, y cuyos restos probablemente quedaron en la capital colombiana.

En el ábside izquierdo se encuentra la talla yacente en madera de Santo Toribio de Astorga. Esta talle se sitúa entre el s. XIII y s. XIV. Está muy deteriorada debido a la mala costumbre de los peregrinos de arrancar astillas. Talla en madera sin policromar de la la Virgen de los Ángeles del s. XVII en el ábside central.

En el atrio que da entrada al claustro se expone un grupo escultórico en bajorrelieve, obra de Jesús Otero, llamado "Beato de Liébana en su scriptorium, donde se ve a Beato con su pluma y los tres ángeles portando las copas que llevan las plagas apocalípticas. En el Claustro, construido en 1669 de estilo clasicista que era el que predominaba en ese momento en Cantabria.

Las ermitas:

El Monte de la Viorna albergó varias ermitas dependientes del Monasterio, aún podemos ver la de Santa Catalina, San Miguel y San Juan de la Casería de estilo románico, la Cueva Santa, ermita rupestre prerrománica. De otras ermitas, como la de Los Ángeles o San Pedro sólo se conoce su emplazamiento y los cimientos.

Historia:

Santo Toribio obispo de Astorga (s. V);
Predicador acérrimo de la verdad cristiana y perseguidor de herejes e idólatras se ganó el agradecimiento del Papa León I, quien le recibió en Roma y le envió a Jerusalén en condición de tesorero para custodiar el sagrario de aquella santa iglesia. La amenaza de los persas y judíos hacen peligrar las reliquias de la Ciudad Santa y Santo Toribio pide permiso al Papa para traer el trozo de madera de la Santa Cruz que acabó llegando Astorga.

Fue a mediados del s.VIII, que el mismo Alfonso I, con el motivo de la invasión árabe de 771, decide traer el Lignum Crucis junto con los restos del Santo, al Monasterio de San Martín de Turieno, dada su situación estratégica que dificulta el acceso de los árabes. Alfonso I repuebla Liébana de cristianos que huyen de la invasión musulmana.
Santo Toribio de Astorga murió el 16 de abril del año 460. En este día, si cae en domingo, se celebra el año jubilar. El siguiente será en el 2017.

Santo Toribio de Palencia;

La fundación del monasterio data de época visigoda, en el siglo VI cuando Santo Toribio de Palencia, nacido en Turieno, después de abandonar el obispado de Palencia, fue como monje a misionar a las montañas cántabras , que aún eran prácticamente paganas, y hacer vida monástica junto con cinco compañeros más; Tolobedo, Synobio, Eusebio, Ensostomo y Yofazo. Más tarde se retiró en solitario a la Cueva Santa, un abrigo rocoso ampliado con una construcción en piedra, que permanece en la ladera de la Viorna, frente al monasterio.

A finales del siglo VIII, se sitúa a Beato de Liébana, y ello supone la existencia de una magnífica biblioteca dada la enorme erudición que se traduce en las obras del Santo.

Hasta un documento del año 828 no se cita al propio Monasterio de San Martín que ya demostraba que el monasterio estaba perfectamente organizado y que su expansión le llevó a dominar con sus posesiones prácticamente todo Liébana en competencia con el de Santa María de Piasca. También hallamos constancia documental en el siglo VIII de otros monasterios: Santa María de Cosgaya, el Aguas Cálidas (Las Caldas de la Hermida) y Villena (Las Ilces-Pembes).

Desde el s. XI en la abadía estuvo la Regla de San Benito hasta finales del siglo XII que deja de ser abadía y se convierte en priorato dependiente de la abadía de San Salvador de Oña. A mediados del siglo XIII se construye la iglesia actual.

En 1328 el Rey Alfonso XI otorga licencia para poder recoger limosnas en todo el Reino destinadas al santuario de Santo Toribio, privilegio que confirma el Papa Juan I.

Por entonces existe en el monasterio un hospital destinado a enfermos que sanarían al contacto con la Madera Santa. Llamado el Hospital de San Lázaro, en el siglo XVI serían los enfermos mentales (los llamados "endemoniados") quienes allí ingresarían.

En 1512 el Papa Julio II concedería el jubileo para el santuario cuando la fiesta de Santo Toribio coincidiera en domingo.

En el s. XVII se restaura el monasterio y se construye el claustro en 1669. La Capilla del Lignum Crucis se construye a finales del s. XVIII a instancias de D. Francisco Otero y Cossio, Arzobispo de Santa Fe de Bogotá, natural de Turieno. En la capilla está el cenotafio en posición orante del Arzobispo.

El Monasterio, todavía en el s.XVIII, tenía jurisdicción y cobraba diezmo sobre ocho parroquias de Liébana, entre ellas la de Potes.

Con la desamortización de 1835 y la exclaustración de los benedictinos, el Monasterio y sus iglesias entraron en decadencia, aunque no la devoción a santo Toribio y la Santa Cruz.

Se restauró de nuevo en 1937 y en 1961 pasó a pertenecer a la Orden de los Franciscanos.


Te puede interesar: El Lignum Crucis y el Año Santo

43° 9′ 0.88″ N | 4° 39′ 11.61″ W
Average: 10 (1 vote)
Valora este contenido
POINT (-4.65404 43.1504)

El Valle de Liébana, en los Picos de Europa