Desaparecida Ermita de Sebrango

  • Posted on: 19 June 2013
  • By: Administrador
ImprimirEnviarDescarga

Cuenta la leyenda que las fuerzas de Don Pelayo, eran poco más de 300 combatientes. Con ellas esperó a los musulmanes en un lugar estratégico, de los Picos de Europa cuyo fondo cierra el monte Auseva, donde un atacante ordenado no dispone de espacio para maniobrar y pierde la eficacia que el número y la organización podrían otorgarle. Allí, en el año 722, se produjo el enfrentamiento, cuya dimensión se desconoce y que pudo tratarse de una batalla o una simple escaramuza. La cuestión es que las tropas sarracenas fueron diezmadas, obligando a Munuza a escapar de Gijón, donde se hallaba en ese momento. No logró huir el gobernador musulmán dado que él y sus tropas encontraron la muerte. Un centenar de hombres, mandados por Don Pelayo, habían ocupado la célebre cueva de Covadonga, atacando desde allí a las desconcertadas tropas moras. Al Qama halló la muerte en este lance, mientras que sus fuerzas sufrieron grandes pérdidas en su desordenada huida, al caer sobre ellos un argayo*, al pasar por el monte Subiedes en el pueblo de Sebrango perteneciente al Valle de Camaleño en Cantabria.

Unos dicen que fue un desprendimiento provocado, otros atribuyen la hazaña a una intervención divina y por ello allí se construyo la ermita con la advocación a San Acisclo y Santa Victoria.

La ermita fue destruida a causa de un nuevo argayo* el pasado 16 de junio del 2013, casi XI siglos después de su construcción y restauración en el año 2008.

No es posible visitar ya esta ermita del siglo X.


Sobre la ermita de San Acisclo y Santa Vitoria.

En el barrio de Sebrango, del concejo de Mogrovejo, un poco apartada de las casas, junto al camino que baja de Llaves y Vallejo, amenazada por el argayo que arranca de la ladera que llaman La Respenda, lleva siglos levantada la ermita de San Acisclo y Santa Vitoria.

A estos hermanos, que sufrieron el martirio en Córdoba a principios del siglo IV, está también dedicada la ermita de Bodia y había otra “bajo la advocación de San Acisclo y Santa Vitoria en el centro del barrio de Somaniezo” que ha desaparecido.

El que esté dedicada a estos dos Santos nos indica la antigüedad del edificio; San Acisclo y Santa Vitoria se encuentran en el santoral visigodo y mozárabe y esto nos lleva a concluir que la fundación de la hoy ermita de Sebrango puede situarse muy posiblemente en el siglo X.

La primera noticia que conocemos de Sebrango es del siglo XII, - año 1125 -; un documento del cartulario de Santo Toribio nos dice que un tal “Pedro Emilio… concedo a mi mismo con todos mis ganados y todas las propiedades que tengo o que puedo tener en la villa que llaman Sebrango; como he dicho tierras, casas, prados, molinos, manzanales, nogales, huertas en su integridad donde quiera pudieseis encontrarlas”.

(Cartulario documento 105, pg. 128) Una simple lectura de este documento nos lleva a concluir que ya hacía muchos años estaba poblado el lugar de Sebrango y el tal Pedro Emilio tiene una posesión muy considerable. Si encontramos un lugar poblado tenemos que suponer que aquellos cristianos tienen un lugar de culto, y podemos concluir que era la actual ermita de Sebrango.

Un experto en arte ha escrito “algunos elementos de la ermita de Sebrango como los muros de sillarejo, la bóveda del presbiterio y el arco triunfal podrían pertenecer al IX – X, época del florecimiento monástico en la comarca lebaniega”.

La ermita abandonada no había resistido el paso del tiempo y estaba casi en ruinas cuando un grupo de vecinos de Mogrovejo, en el verano de 2008, se propusieron restaurarla; vieron que aquello les desbordaba pero decidieron limpiar todo el alrededor y colocaron un plástico en el tejado para proteger la bóveda, bastante deteriorada, de las inclemencias del tiempo.

En agosto de 2009 se iniciaron las obras de restauración. Llegado el momento había que desmontar la base del altar construido en piedra adosado al fondo de la ermita porque ocupaba mucho espacio y no tenía utilidad alguna pues había el proyecto de colocar uno pequeño sin adosar a la pared para celebrar cara al pueblo. Al desmontar el altar se encontró la mesa de un altar prerrománico, que hay que suponer era el primitivo altar de la ermita.

A principios de verano, con ocasión de los trabajos de restauración, se había encontrado en la ermita de Enterría un pié de altar prerrománico, con datos bien claros para identificarle, el hueco para colocar las reliquias de los Santos y el rebaje perimetral para encajar la piedra de encima, la que hace de mesa.

En Sebrango se encontró la piedra de la mesa; una piedra rectangular de 61 X 43 centímetros y 7 de grosor que en la parte inferior tiene un rebaje circular de 15 centímetros de diámetro que servía para encajar en el pié o tenante del altar.

Hoy podemos afirmar (según se ve en las imágenes) que la ermita de Sebrango es una construcción prerrománica junto con Lebeña, Enterría y Cueva Santa y no se descarta que pudiera haber en Liébana alguna ermita más de esa época, siglos X - XI. Se conservan restos de aquel tiempo al menos en San Andrés, Perrozo, San Sebastián de Ojedo y Enterríes.






Fuentes de texto y referencias = www.iglesiaenliebanaypeñarrubia.es, Wikipedia, Crónicas Albeldense, Sr: Ivan Alonso Vega.
En la galería de fotos verás parte del folio 241 del manuscrito de la Crónica Albeldense del año 881 en el siglo IX.

* Argayo = desprendimiento de tierra y piedras por la ladera de un monte.


+43°8'29.15", -4°43'9.42"
¡Anímate! Nadie a votado aún
Valora este contenido
POINT (-4.718767 43.141633)

El Valle de Liébana, en los Picos de Europa